• Prey Thlock Village, Puok District, Siem Reap (Camboya)
  • +34615514823

Durante el genocidio de los Jemeres Rojos abolieron la educación. Querían una sociedad rural y por tanto todos aniquilaron a todas aquellas personas que sabían leer, escribir, hablar una lengua extranjera o simplemente llevaban gafas.

Cuando volvió la paz a Camboya las pocas personas que sabían leer ya que no lo habían dicho durante el régimen se pusieron de profesores en los colegios y poco a poco crearon un sistema educativo de nuevo.  Han pasado varias generaciones que no han estudiado -especialmente en las zonas rurales- y que tienen otras costumbres. Las mujeres siempre han dejado de estudiar para dedicarse a las tareas domésticas y a cuidar de sus familias. El hombre ha sido quien se ha encargado de traer dinero a la familia creando una dependencia por parte de la mujer.

Han pasado varias generaciones que no han estudiado y aquello que han acabado la educación primaria no han tenido más salidas profesionales, es por ello, que no le dan importancia a la educación. Muchos padres prefieren que sus hijos/as trabajen en el campo con ellos o bien que se encarguen de los hermanos/as pequeños para que ellos se puedan ir al campo.

Nosotros mensualmente tenemos establecido un control de asistencia de los alumnos y  nos encargamos de visitar a las familias para explicarles la importancia de que les dejen estudiar. Trimestralmente también organizamos reuniones en el colegio para fomentar la educación y seguimos una evaluación de las familias para poder actuar en el momento que un niño/a empiece a dejar el colegio. Durante la etapa de primaria se va solventando, pero cuando llegan a secundaria el coste de la educación, la falta de ingresos de las familias y la necesidad de que los hijos/as trabajen hacen que muchos dejen de estudiar.

Es por ello, que desde primaria trabajamos con el objetivo de motivar al alumnado para reducir el abandono escolar ya que si ellos presionan en casa las familias tienden a dejarlos estudiar.

Esta situación va cambiando paulatinamente y hay padres que han venido a pedir plaza para sus hijos/as en el cole de Camboya Sonríe cuando abrimos plaza. Este hecho año tras año se va viendo más, y para nosotros es todo un logro.